Dos sexos en una persona

Dos sexos en una persona

Hasta que tenía 19 años, Éricko Jackson —quien creció con los nombres de Estefanía Lissette— pensaba que era lesbiana, pero su novia notó que su vagina no era igual a la de la mayoría de mujeres, pues lo que ella creía era un clítoris, era más grande y “crecía” cuando tenían intimidad.

Eso lo llevó a buscar en la internet y lo llevó a descubrir un término que nunca antes había escuchado: eraintersexual. Esto lo corroboró tiempo después de acudir a médicos, que en primera instancia lo discriminaron por tener un órgano mixto, es decir, un conducto vaginal y un micropene.

Fue en la fundación Silueta X, que le explicaron sobre la intersexualidad, antes erróneamente llamada hermafroditismo, y que una persona intersex es aquella que nace con características reproductivas o sexuales que no necesariamente encajan en la definición de masculino o femenino.

En algunos casos, los individuos presentan combinaciones genéticas y genitales, es decir, pueden tener órganos femeninos con genes masculinos o visceversa, explicó el presidente del la Sociedad Ecuatoriana de Sexología y Educación Sexual, Rodolfo Rodríguez.

Éricko menstrúa, pero su micropene tiene las funciones de un pene normal. El guayaquileño, de 24 años, a quien al nacer le dijeron que era una niña porque en ese entonces su vagina lucía aparentemente normal.

Él empezó a sentir cambios en su adolescencia, cuando confirmó que se identificaba con el género masculino. Su intersexualidad le genera orgullo y lejos de disgustarle el desarrollo fálico, lo complace y preferiría que su conducto vaginal se cerrara.

Por su parte, Natalia lo identificó cuando a sus 14 años fue a ver a un ginecólogo, pues su menstruación no llegaba. La explicación que le dieron la asustó y confundió. Le dijeron que en lugar de ovarios, tenía testículos dentro de su vientre.

“La gente piensa que somos monstruos. Pocos saben exactamente que esto es una condición con la que nacemos, que somos personas normales. Pero en ese tiempo — cuando ella también desconocía del tema— hasta a mí me daba asco mirarme al espejo”, revela.

Hace dos años, extirpó los testículos que llenaron su cuerpo de hormonas masculinas, a pesar de que creció como una niña y se identifica con el género femenino.

Pero aún le duele la discriminación que sufrió y sufre a causa de lo que, para ella, es puro desconocimiento de los desórdenes del desarrollo sexual (DDS), como prefiere llamar a la intersexualidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s