Ecuador: dos pasos adelante y uno atrás

Durante los últimos dos meses, a las parejas del mismo sexo se les ha permitido casarse en Ecuador. Un gran paso para el país conservador, pero las críticas a la decisión no se han detenido. ¿Qué significa esto para el movimiento LGBTI?

El 12 de junio, una imagen bastante rara surgió en la capital ecuatoriana Quito: vítores que se congregaban en las calles, banderas del arcoíris ondeaban en el aire y las parejas homosexuales estaban en sus brazos con alegría. “Fue realmente emotivo, porque era algo que queríamos por tanto tiempo, sí, también hubo algunas lágrimas”, recuerda Efrain Soria en uno de los momentos más importantes de su vida. Junto con su compañero Javier Benalcazar y otra pareja, se ganó el derecho a casarse ante el Tribunal Constitucional, no solo para él y su pareja, sino también para todas las demás parejas del mismo sexo en Ecuador.

La decisión vinculante de  los jueces del Tribunal Constitucional fue un paso histórico para el país tradicionalmente conservador y católico. Y la votación fue extremadamente cerrada: cinco de los nueve jueces votaron a favor, cuatro en contra. Pero al final, el tribunal justificó a los demandantes a la luz de la igualdad de derechos de todas las personas y la prohibición de la discriminación. 

Desde que el veredicto entró en vigencia oficialmente el 9 de julio, ocho parejas del mismo sexo han cerrado el vínculo del matrimonio. Soria y su compañero Javier Benalcazar también están en medio de los preparativos de la boda. “Sin lugar a dudas, este tema ayudará a la comunidad LGBTI: ya no somos ciudadanos de segunda clase, sino que tenemos los mismos derechos que todos los demás”, continúa Soria, todavía satisfecho hoy. “Creo que es un mensaje, un símbolo”. LGBTI significa lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales

Las protestas no se detienen

Pero el tema se polarizó: los oponentes también expresaron su opinión. Desde el comienzo del proceso, miles de personas han estado desfilando por las calles para defender su imagen de una “familia tradicional”. En particular, el grupo religioso “Con mis hijos no te metas” (traducido libremente: “Aléjate de mis hijos”) llama repetidamente a protestas. Originalmente fundado por padres conservadores en Perú, el movimiento ahora está activo en muchos países de habla hispana, protestando, entre otras cosas, por el tratamiento de diversas orientaciones sexuales en las escuelas. Incluso semanas después de la decisión sobre el matrimonio homosexual, ella y otros opositores a la decisión marcharon con rosarios en manos de varias ciudades del país. 

“Creemos que en realidad hay más seguidores que oponentes, lo único es que los oponentes son más fuertes”, dice Efrain Soria. Miembros y simpatizantes de la comunidad LGBTI también se reúnen para fiestas y manifestaciones en las calles.

Pero si la discusión, que en realidad debería conducir a una mayor diversidad, causa tal agitación y saca fuertes voces críticas, ¿qué significa eso para el movimiento LGBTI? “Hemos progresado con algunos derechos, tal vez eso ha alimentado el odio de las personas que están en contra de nosotros, las personas con sexualidad diversa”, sugiere Diane Rodríguez. Es una mujer trans y presidenta de la Asociación Nacional LGBTI. Y debido a que el tema revive temores y prejuicios contra toda la comunidad LGBTI, también sufre discriminación. “Por ejemplo, si un conductor de autobús me identifica como una mujer trans, entonces a menudo sucede que no se detiene por mí, o cuando un taxi se detiene y luego me reconoce con mi voz profunda, Del canto a la violencia.

“Por supuesto, las cosas que dicen nos molestan”, dice Soria, mirando las muchas contra-manifestaciones. “Nos agrupan con pedófilos y otras atrocidades y problemas sociales, y por supuesto eso duele porque las personas tienen una imagen completamente equivocada de nuestra forma de vida”, continúa.

Y no se trata solo de palabras: según las estadísticas de la organización Silueta X, para la que también trabaja Diane Rodríguez, ya hubo siete ataques mortales conocidos contra miembros de la comunidad LGBTI entre enero y julio de este año, más que en 2017 y 2018 juntos. 

Sin embargo, Efrain Soria tiene la esperanza de que la situación mejore con el tiempo. “Creo que este es un efecto momentáneo, y después de un tiempo, se calmará y el matrimonio entre personas del mismo sexo será tan normal como cualquier otra situación”. Y lo más importante para este proceso es la educación. “El estado debe incluir la educación en el plan de estudios que incluya las diversas orientaciones sexuales, para que la sociedad cambie su forma de pensar”, dice Soria. Pero probablemente tomará muchos años más llegar allí en un país tan conservador.

Fuente: https://www.dw.com/de/ecuador-zwei-schritte-vor-und-einen-zur%C3%BCck/a-49965160

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s